Problemas al iniciar un emprendimiento

Problemas al iniciar un emprendimiento

 

Emprender un camino depende de las propias personas que, con su trabajo y motivación, deciden iniciar un nuevo proyecto. Sin embargo, para ser emprendedor se necesita mucho trabajo esfuerzo y, sobre todo, paciencia para superar todas las dificultades que conlleva.

Aunque se debería facilitar al máximo la aparición de nuevas ideas y negocios innovadores, son muchas las trabas de todo tipo que existen para que esto no ocurra. Las condiciones actuales en las que nos encontramos no ayudan a que aflore el emprendimiento. Aquí puedes encontrar los principales problemas para emprender un negocio.

1. Pensar que todo lo que necesitas es una idea

Una idea es tan sólo el comienzo. Para poder triunfar, necesitas ver todos los detalles de ese proyecto desde el principio hasta el final, incluyendo un plan de administración y preparándote para los “y si pasa…”

Debes crear una base sólida sobre la que construir un negocio estable.

Si tan sólo te imaginas cómo el dueño o dueña de este o el otro negocio sin ningún plan organizativo para llevarlo a cabo, nunca pasarás de la línea de salida

2. Gastar demasiado muy pronto

Puede que ya tengas todo el capital necesario, pero eso no significa que debas gastarlo todo ya mismo.

Debes hacer un buen balance entre invertir lo suficiente para asegurarte de que tu negocio despega, y no gastar más de la cuenta antes de darte cuenta hacia dónde deben ir tus finanzas. Empieza despacio para poder gestionar todo correctamente y ver resultados satisfactorios a largo plazo.

Asegúrate de que tu negocio tiene buenos beneficios durante un tiempo antes de expandirte. Ha habido demasiadas empresas que se han saboteado a ellas mismas por intentar crecer demasiado rápido.

3. Emprender mientras trabajas en otro sitio

Un negocio necesita toda tu atención para empezar a funcionar. Puedes desarrollar el plan y empezar a buscar financiamiento en tus ratos libres mientras estás comprometido con otra compañía. Pero, una vez que estés preparado para dar el salto, también debes estar dispuesto a dedicar el 100% de tu tiempo a ello.

4. Hacer que otro maneje tu negocio

Es tu negocio. Y por eso no sólo es necesario que estés al mando, sino también estar al frente de todas las actividades diarias que se realicen sobre todo al principio.

Un negocio exige que tomes decisiones, que seas tú el que marque la agenda, los horarios, hable con los proveedores y determine la estructura organizativa. Si cuentas con un socio (o socios), es imprescindible crear una división clara de responsabilidades desde el día uno.

5. No tener una visión clara

Los dueños exitosos de negocios son aquellos que tienen una clara imagen en sus cabezas de dónde quieren llegar dentro de uno, cinco o incluso diez años.

Si tú no tienes una visión clara de dónde quieres llegar con tu proyecto, será como querer recorrer un país de una punta a otra sin un GPS o un mapa para guiarte. Cuando sepas qué cosas quieres, como a cuánta gente te gustaría llegar, o las horas que deseas trabajar, entonces podrás determinar los pasos exactos a tomar para llegar ahí.

Muchos propietarios de empresas terminan trabajando demasiadas horas, no llegando a la gente que quieren, y no haciendo lo que esperaban porque no tenían una visión clara de ello desde el principio.

Iniciar un negocio no siempre es fácil; si lo fuese, todo el mundo estaría montando uno ahora. Y aunque no hay ningún plan a prueba de fallos exacto para hacerte triunfar, espero que las lecciones que hayas aprendido de este artículo te sirvan para no cometer los errores más comunes de los emprendedores.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *